Saltear al contenido principal
Constelaciones Familiares

Constelaciones Familiares

Hola, quiero dar las gracias a los asistentes a la jornada de Constelaciones Familiares del sábado 1 de febrero del 2020.

Gracias a los participantes y a los asuntos traídos, este sábado salieron unas constelaciones que yo me permitiría definirlas con esta expresión “a otro nivel”. Efectivamente la energía que se movió fue muy potente. Tengo que dar las gracias a todos los participantes. Fuimos un grupo variopinto, en el sentido de que había personas “veteranas” en el trabajo con constelaciones, y hubo personas que era la primera vez que participaban en estos trabajos. Por ser novatos no menguó el nivel ni la intensidad del trabajo realizado.

Cada vez que acabo una jornada de trabajo con constelaciones me gusta que todos los participantes expresen como la han vivido, que han sentido. En sus comentarios siempre busco algún punto de mejora para posteriores sesiones. Me gusta sobre todo preguntar a las personas que por primera vez han participado en el trabajo con constelaciones. Me llama la atención un comentario recurrente “…tenía otra idea de cómo eran las constelaciones familiares…” y otro comentario recurrente es “…le tenía miedo a las constelaciones…”.  Sólo se me ocurre una explicación y es que tenemos miedo a lo desconocido por un lado, y por otro que el desconocimiento de las constelaciones hace que la imaginación vuele, y no siempre pensando en positivo.

Para tranquilizar a las personas que nunca han participado en constelaciones familiares, y para animarlas a que participen, sólo les puedo decir que es un entorno MUY RESPETUOSO. Y me explico, si te animas a ir veras que tienes tres posibilidades de participación. Una posibilidad es ser un mero OBSERVADOR, estas viendo cómo se desarrollan los diferentes trabajos y no estás en ningún caso obligado a participar. 

Una segunda posibilidad, siempre que lo desees y siempre que te sea solicitado, es participar como FIGURANTE. Es inevitable que la primera vez estés un poco nervioso, pero estos nervios, originados por lo desconocido, se pasan en el mismo instante que sales de figurante. Y lo más interesante y sorprendente es que no tienes nada que hacer, NADA, sólo sentir y dejarte llevar. 

Y las tercera posibilidad es PARTICIPAR y esto tiene que ser aceptado por el “organizador”, “moderador” o “cosntelador” como quieras llamarlo. Si el constelador estima que lo que quieres trabajar es constelable tienes la oportunidad de participar en una constelación con “tu tema a tratar”. Cómo puedes ver es un sistema nada invasivo y al que puedes acercarte con todas las garantías de que tus deseos serán siempre respetados.

En la jornada del sábado tuvimos de todo, observadores, figurantes imprescindibles para poder constelar y personas que decidieron trabajar sus temas constelando y por razones obvias estos son imprescindibles para poder constelar.

Te animo a que si no lo conoces, descubras las constelaciones familiares. No te dejarán indiferente. Y uso la palabra indiferente porque como es lógico no a todo el mundo le gusta este tipo de trabajo. Las constelaciones te gustarán o no te gustarán, eso es evidente. Te animo a que tengas tu propio criterio, a que las conozcas y así sepas TU si te gustan o si no te gustan las constelaciones familiares.

Volver arriba
×Close search
Buscar