Saltear al contenido principal
INTOLERANCIAS Y ALERGIAS ALIMENTARIAS

INTOLERANCIAS Y ALERGIAS ALIMENTARIAS

INTOLERANCIAS Y ALERGIAS ALIMENTARIAS

En los últimos años, se han hecho grandes avances en el campo de la digestión humana. Tal vez el mas importante de todos es el que se relaciona con el estudio de la Flora Intestinal.

En el intestino del hombre coexiste aproximadamente un kilogramo de bacterias cuya función es indispensable para la salud: es lo que se llama flora bacteriana o intestinal.
Está concentrada sobre todo en la última parte del intestino y está compuesta por bacterias buenas (eubióticas) y bacterias patógenas.
La flora bacteriana se mantiene sana cuando hay más cantidad de bacterias buenas que de bacterias patógenas. Entre los dos grupos se establece una verdadera guerra de colonización y de supervivencia: si prevalecen las eubióticas, el organismo se beneficia de ello y se establece un equilibrio que determina salud y bienestar.
En particular, las bacterias eubióticas se reproducen aprovechando todo lo que llega al intestino, y, por lo tanto, sustraen el alimento a los gérmenes patógenos que no se pueden reproducir en masa.
Ademas hay diferentes especies de bacterias según el tracto intestinal. Las del colon, que fermentan con oxigeno, no deberían invadir el tracto final del intestino delgado, donde las bacterias son mayoritariamente anaerobias. Cuando esto ocurre también se convierten en patógenas.

Cuando ganan los “patógenos”, como sucede después de una larga terapia con antibióticos, por la ingestión de alimentos contaminados o por estrés, colorantes o conservantes en exceso, anticonceptivos, antiácidos, medicamentos para el estreñimiento, etc; pueden aparecer molestias: dolor de vientre, hinchazón, diarrea… También la ingestión de alimentos que contienen sacáridos (p. ej: las legumbres), de difícil digestión para algunas personas, puede causar meteorismo: llegan al colon y representan el alimento ideal para las bacterias que producen gas.

Esta situación ya tiene denominación medica se llama SIBO (small intestine bacterias overgrowth) una dolencia que se calcula que afecta al 80% de la población adulta y al 15% de la población infantil.

Se ha demostrado que esta situación es entre otras, causa de la perdida por mala absorción de la Vitamina B12 y de la Vitamina D, entre otras. Es la causa mas frecuente del asma infantil, causa acidez en el PH de la sangre que afecta a las articulaciones, produciendo dolores de tipo reumático y con el tiempo inflamación de la mucosa del intestino.
Si esta situación continua, la inflamación podría afectar a las Placas de Peyer, estructuras linfoides situadas en el Intestino Delgado, prioritarias en la organización del Sistema Inmune humano.
Al fallar las proteínas producidas en esta estructura, se compromete gravemente la salud de las células digestivas humanas, y esta podría ser la causa biología de la aparición de celiaquías tardías en individuos adultos, que no la presentaron en su infancia.

Ademas, la mucosa inflamada, no puede resistirse a las toxinas de algunos alimentos de consumo frecuente, produciendo como respuesta un aumento de histamina, que acaban distribuyéndose por el torrente sanguíneo causando sobre todo muchos síntomas inflamatorios inespecíficos como rinitis, dermatitis y diarreas crónicas.

Sin embargo, aun no tenemos un tratamiento eficaz de esta situación. No podemos combatir las bacterias con mas antibióticos ni desinfectantes sin irritar mas la mucosa intestinal y causar aun mas destrozo.
La solución mas lógica es pues adecuar la dieta a la flora intestinal, para que mediante la reducción y control de algunos nutrientes, podamos cambiar la fermentación en el intestino.
En kinesiología, desde el principio de su descubrimiento en los años 60, se realizan test para comprobar el efecto que los alimentos tienen en nuestro organismo.

Hoy en día, el test muscular permite que los kinesiólogos sean muy específicos con la nutrición.
Mediante el test, los puntos RIDDLER y formatos digitales específicos, podemos determinar hasta cuatro tipos de Intolerancias Alimentarias según su origen:

Los alimentos que pasan a la sangre, sin haber sido digeridos debidamente como la lactosa, gluten, etc. Estos son los que pertenecen al grupo de las Intolerancias Alimentarias.
Los alimentos que aumentan la producción de histamina en el intestino, por si solos o en un contesto genético de deficit de DAO (DiAminoOxidasa).
Los alimentos que aumentan el crecimiento bacteriano de un grupo de bacterias en concreto.
Los Alimentos que aumentan la inflamación de la mucosa intestinal por deficiencia de alguna enzima digestiva (por ejemplo por deficit de enzima delta-6-desaturasa)

Pero ademas, podemos valorar la energía neta (nutrientes reales utilizados) que cada alimento aporta al cuerpo, según las necesidades de la persona, para una etapa especifica como el embarazo o para un sobre esfuerzo como en el deporte.
Para ello analizaremos los alimentos según la siguiente clasificación a nivel general:

Alimentos Biogénico: Cuando aporta más energía de la que consume. Nutrición que en este momento y para esta persona equilibra y refuerza su energía genera1.

Alimentos Bioestático: Cuando aporta tanta energía como consume. Nutrición que en este momento a esta persona no le produce desequilibrio energético pero tampoco le proporciona lo que precisa nada extraordinario.

Alimentos Biocídico: Cuando aporta menos energía de la que consume. Nutrición que en este momento y para esta persona debilita su estado energético y de salud.

El test muscular, de los diferentes músculos asociados a los órganos digestivos, es pues nuestra mejor herramienta a la hora de mantener nuestra salud digestiva y como decía Hipócrates, que sean nuestra mejor medicina.

Mónica Blazquez Morera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar